Usted está aquí: Capítulos Cinco  
 CAPÍTULOS
Uno
Dos
Tres
Cuatro
Cinco
Seis
Siete
Ocho
Nueve
Díez
Once
Doce
Trece

 

* ANDRÉS VENDE SU PARTE DEL CABARET A PEPE
* MARINA FINGE SU PROPIA MUERTE
* ANDRÉS ENCUENTRA UN NUEVO AMOR Y… UN NUEVO HERMANO


Andrés
lo ha perdido todo. En España, su mujer y su trabajo. En La Habana, su amor y el cabaret, que al final, ha terminado por entregar a Pepe. Destrozado, pasa por su cabeza la idea del suicidio pero cambia de opinión justo antes de que un inoportuno accidente le produzca un gran corte en la mano. La aparición de Hugo le salva de morir desangrado. Ha perdido mucha sangre, necesita una transfusión del tipo 0 positivo, difícil de encontrar. Pero hay va a estar Hugo con el mismo tipo de sangre, él será su donante.

Pepe ya ha conseguido el cabaret pero tiene una cuenta pendiente: deshacerse de Marina que se encuentra en una habitación del hotel acompañada de Luisa y Felo. Luisa idea un plan: hará creer a Pepe que Marina ha muerto. Simulan el funeral, simulan el entierro y al final doble sorpresa: en el falso entierro, casualmente al lado del nicho de Manuel, Marina salta de su ataúd y todos descubren que la tumba de Manuel esta… vacía.

Margarita revela a Marlene que su hijo, Hugo, loco por Andrés, se ha convertido en homosexual. Una noche Dorita le descubrió borracho perdido desmayado en la cama de Leo y los rumores se dispararon. Sin reponerse del susto, revela su más escondido secreto. La relación entre Andrés y Hugo es imposible, son hermanos por parte de padre. Hugo también es hijo de Manuel.

Andrés se recupera en el Hospital cuando recibe el fatídico mensaje: Marina ha muerto. De vuelta a casa de Marlene Andrés se encuentra con Dorita y terminan en la cama.

Marlene revela a Hugo y a José que este último no es su padre. Un antiguo desliz con el fallecido Manuel convierten a Hugo en hermano de Andrés.

Andrés recibe la noticia de un feliz Hugo. Pero vuelven a surgir los problemas. Andrés ha estado en la cama con la novia de Hugo, Dorita. Las dudas vuelven a rondarle por la cabeza.